Atención: dormir mal afecta nuestras decisiones durante el día

LOCALES 15 de marzo de 2019 Por Redacción
En el marco del Día Mundial del Sueño, un repaso por las consecuencias tanto físicas como metabólicas de no descansar lo suficiente.
trastornos-del-sueno-870x435_crop1552516818874.jpg_626539866

En las últimas dos décadas pareciera que el tiempo y las horas se redujeron: los días quedan cada vez más cortos en medio de agendas desbordadas de actividades. Y si por la noche no logramos conciliar el sueño, nuestro cuerpo nos pasará factura perjudicando la vida cotidiana. En efecto, los especialistas aseguran que, dormir mal puede afectar las decisiones que tomamos durante el día. 

¿Cuán importante es dormir bien?. “El ritmo de vida que llevamos cambió, el día laboral se ha prolongado y en promedio dormimos 2 horas menos que hace 20 años”, sostiene en diálogo con Crónica el doctor Facundo Nogueira, jefe del Laboratorio del Sueño del Hospital de Clínicas y explica que se trata de un fenómeno cultural de la modernidad: “Además, con la llegada del celular, las computadoras, la televisión e Internet estimulamos demás nuestro cerebro, exponiéndolo a la luz artificial hasta la madrugada, lo que impide que el organismo entre en la fase de reposo”.

Walter Behobi, es profesor titular de la cátedra de la materia "Psicoterapias" en la Fundación Barceló y Terapeuta Cognitivo. El investigador comenta a Crónica sobre la importancia de dormir las horas necesarias para mejorar nuestra calidad de vida. "Hay un montón de funciones que hace el organismo que sólo las puede llevar a cabo durante el dormir; funciones metabólicas, cognitivas y emocionales. Por ejemplo, hay diferentes funcionamientos del metabolismo que solo pueden ocurrir durante el sueño y en ciertas fases, con cierta duración y profundidad. Si eso no pasa, el cuerpo se ve perjudicado. Por eso está relacionado el mal dormir con los trastornos físicos", asegura Behobi.

"Las nuevas tecnologías están trayendo problemas que empezamos a visualizar, son dañinas en varios niveles, en nivel interpersonal por ejemplo. Las personas se pelean más y hacen parejas de otra manera con las redes sociales. Con respecto al sueño hace que el cerebro esté permanentemente estimulado con información muy compleja de gran nivel y también por la luz, una de las cosas que más influye. Estar permanentemente conectados y disponibles las 24 horas del día termina siendo perjudicial", asegura el psicólogo.

Las consecuencias no sólo son físicas, sino que también se relacionan con procesos mentales y el funcionamiento de nuestra cabeza. "Durante todo el día uno va gastando recursos mentales y los tiene que recuperar que es al momento de dormir. Por lo tanto, cuando uno duerme poco o mal, como tiene una menor cantidad de recursos cognitivos disponibles tiene mayores probabilidades de cometer errores, una mala toma de decisiones y pensar de una manera menos objetiva",comenta Behobi. 

Con la cabeza menos tiempo sobre la almohada

En la actualidad, se están reduciendo cada vez más las horas de sueño. "Esto tiene enormes impactos en la salud mental y física, estamos encareciendo el gasto en salud por todas las enfermedades que nos vienen debido a dormir mal. Por lo tanto, dormir mal sale caro, a los individuos, a las empresas y a los estados", sostiene enfático el especialista. 

Te puede interesar