Por qué se celebra el Día de los Abuelos el 26 de julio

NACIONALES 26 de julio de 2020 Por Radio Cope España
Los hay divertidos, reflexivos, algunos serios, algunos muy presentes y otros un poco alejados. Pero todos tenemos cuatro, con nosotros o en nuestro corazón. Se trata de los abuelos.
regimen-de-visistas-abuelos-nieto

Este domingo 26 se conmemora en Argentina el Día de los Abuelos de acuerdo a una tradición de la iglesia Católica.

joaquin-y-ana-cope

El 26 de julio se celebra el 'Día de los Abuelos' una festividad promovida tradicionalmente en España por la Fundación Mensajeros de la Paz, del padre Ángel. El día no ha sido elegido al azar, ya que se ha hecho coincidir con la festividad de San Joaquín y Santa Ana, los abuelos de Jesús de Nazaret y los padres de la Virgen María.

San Joaquín, según la tradición católica y ortodoxa, fue el padre de la Virgen María y marido de Santa Ana y por lo tanto abuelo materno de Jesucristo. De san Joaquín se sabe que era natural de Nazaret y que sus padres fueron Matat y Estha.

Todo lo que se conoce sobre la vida e incluso el nombre de Santa Ana (conocida en hebreo y árabe como Hannah) está basado en los Evangelios apócrifos, no admitidos por la Iglesia dentro de sus libros canónicos. Según estos, santa Ana era natural de Belén. Sus padres eran Matán y Emerenciana. Descendía del rey David y de Leví.

La historia de estos dos santos
No conocemos de Joaquín y Ana con certeza más que sus nombres y el hecho de que fueron los santos padres de la Madre de Dios. San Joaquín era venerado por los griegos desde muy temprano. Es el santo patrón de numerosos pueblos en Hispanoamérica, España y las Filipinas. De San Joaquín se sabe que era natural de Nazaret y que sus padres fueron Matat y Estha. Grande es la dignidad de Santa Ana por ser la Madre de la Virgen María, predestinada desde toda la eternidad para ser Madre de Dios, la santificada desde su concepción, Virgen sin mancilla y mediadora de todas las gracias. Nieto de Santa Ana fue el hijo de Dios hecho hombre, el Mesías, el Deseado de las naciones. María es el fundamento de la gloria y poder de Santa Ana a la vez que es gloria y corona de su madre.

El protoevangelio de Santiago cuenta que los vecinos de Joaquín se burlaban de él porque no tenía hijos; entonces, el santo se retiró cuarenta días al desierto a orar y ayunar, en tanto que Ana (cuyo nombre significa Gracia) "se quejaba en dos quejas y se lamentaba en dos lamentaciones". Un ángel se le apareció y le dijo: "Ana, el Señor ha escuchado tu oración: concebirás y darás a luz. Del fruto de tu vientre se hablará en todo el mundo". A su debido tiempo nació María, quien sería la Madre de Dios.

La santidad de Santa Ana es tan grande por las muchas gracias que Dios le concedió y su nombre significa «gracia». Como las obras de Dios son perfectas, era lógico que Él la hiciese madre digna de la criatura más pura, superior en santidad a toda criatura e inferior solo a Dios. La Santísima Trinidad le concederá sus peticiones: el Padre, para quien ella gestó, cuidó y educó a su hija predilecta; el Hijo, a quien le dio madre; el Espíritu Santo, cuya esposa educó con tan gran solicitud.

Te puede interesar