VENEZOLANOS EN PILAR: ¿QUIÉNES SON, CÓMO LLEGARON ACÁ, QUE SUEÑOS TIENEN?

LOCALES 06 de mayo de 2019
INFO MERCURY realizó una entrevista exclusiva con los 3 jóvenes venezolanos que residen y trabajan en nuestra localidad. Los conocimos por dentro. Nos contaron sobre su país, sus familiares y sus deseos. Conocelos en la nota!

INFO MERCURY le permite a su director, poder darse los gustos de conocer y dar a conocer todo tipo de información o historias de nuestro pueblo. Leonardo, Crisbel y Melani; desde hace unos meses largos ya son parte de la historia misma de nuestras calles, de nuestras empresas, ya que son de los primeros extranjeros provenientes de su país, en residir y trabajar de manera constante en nuestra localidad. De manera silenciosa, educada y laboriosa, lograron aplacar penas y miserias que traían en sus mochilas y hoy, mientras esperan el milagro de que todo en Venezuela “se acomode”, cumplen con sus obligaciones y relaciones cotidianas entre nosotros.

Les dejamos el audio (dura 1 hora) por si quieren escucharlo mientras leen la nota ENTREVISTA COMPLETA

Arrancamos!

Luego de conocer a Melani como cliente habitual de la panadería donde trabaja desde Agosto, identificar su acento (o “tonada”, como a ellos les causa gracia que digamos), suponer su procedencia y entablar diferentes conversaciones fugaces sobre el porqué de su llegada a nuestro país, coordinamos con ella y sus familiares una entrevista. La misma la realizamos en un departamento que alquilan de manera conjunta en el lado oeste de Pilar. Resumiremos en texto lo que pueden escuchar en el la nota por audio que dura tan solo 1 hora de variada conversación. 

La historia que nos compete comienza en Caracas, año 2017, momento en que las represiones del Gobierno de Nicolás Maduro comenzaban a ser de las más sangrientas de la historia de ese país y de Latinoamérica en sí, con Leonardo trabajando como Jefe de Ingeniería y Proyectos de una planta de Suzuki Venezuela. En esta empresa trabajó 7 años de corrido, luego de haberse recibido como Ingeniero Mecánico a los 22 años en una Universidad Pública.

1237169_10152195790383975_1238102150_n
En su trabajo, tenía contacto directo con otras empresas proveedoras de toda latinoamérica, a las que venía haciéndoles saber a diario su situación y disponibilidad para poder ser tenido en cuenta y tener una nueva oportunidad laboral donde refugiarse del mal momento que venía atravesando Venezuela. "El dinero no alcanzaba, mi intención fue siempre la de quedarme a pelearla, pero Crisbel y Melani insistían para optar por la migración, por ir a salir a buscar oportunidades a otra nación, por eso cuando veía la oportunidad, enviaba mi currículum a empresas que contactaba a diario". Agacha la mirada y recuerda uno de esos momentos que le anticiparon que la cosa no estaba para nada bien: "En la fábrica misma, teníamos horarios de almuerzo, yo al tener un cargo relativamente alto, podía aún llevar una vianda que incluía una porción de carne y hasta postre, mientras que mis compañeros y amigos de cargos más bajos, solo almorzaban un mango (fruta) con un vaso de agua. Muchos de ellos bajaban considerablemente de peso, me daba cuenta que los veía más flacos y débiles. A mí me daba pena y a la vez vergüenza, estar alimentándome bien delante de ellos sin poder ayudarlos, entonces si no podía compartir la comida, la escondía o almorzaba en otros espacios u horarios" 

Crisbel es su novia, de su misma edad. También recibida en Universidad Pública de Ingeniera Industrial y fue quien impulsó a Leonardo a tomar la decisión de abrir alas y buscar nuevos rumbos: "Yo trabajaba en una empresa llamada ALIMENTOS INTERNACIONALES que se encargaba de importar productos para embutidos... pero el dinero no nos alcanzaba, ni siquiera teniendo 2 empleos con cargos profesionales podíamos saldar los costos fijos de nuestras familias…”

Esta situación los obligó a emitir su currículum a toda empresa proveedora con la que hiciera contacto, una de ellas fue PIETCARD ELECTRÓNICA, reconocida fábrica de encendidos voltaje para motos de la localidad de Pilar, que exporta a diferentes países de América y que a menudo enviaba representantes a SUZUKI para entablar negocios o alianzas. Sin dudarlo, uno de sus socios por ese entonces, Daniel Pietrobón, le ofreció trabajo y pasaje para saldar esa necesidad. “Al llegar a Pilar me sentí muy solo, muy raro. Tuve el apoyo de Daniel y de los compañeros de trabajo en todo momento, pero en mi país se vivían cosas muy feas y yo sentía culpa de haberme ido…lo que más me impactó de Pilar y Argentina, es el desconocimiento que tenían sobre lo que vivíamos nosotros allá, todos me preguntaban si era consciente de la elección que había hecho, que las cosas en Argentina no estaban para nada bien, pero ellos no sabían de donde venía yo…”

A los 3 meses Leonardo pudo juntar el dinero para que Crisbel tome un avión y venga para estos lados, sin trabajo alguno, pero con toda la fe de encontrarlo: “Llegué al aeropuerto de Rosario un 25 de Diciembre a la noche, él me fue a buscar en colectivo, una noche, los 2 solos llegando a un lugar desconocido, lejos de casa y de nuestra gente, una navidad que seguramente nunca pueda olvidar” En menos de un mes, pudo conseguir trabajo, justamente en PIETCARD donde se ocupa de la sección de gestión de calidad del producto. “Todas las personas en Pilar son muy amables con nosotros, te saludan sin conocerte y eso es muy bonito, nos acostumbramos a hacer lo mismo con ellos. Nos tratan de igual a igual, fueron muy inclusivos nuestros compañeros de trabajo con nosotros…Fuera de lo laboral hicimos buenos amigos, que nos incluyeron en sus grupos de amigos, salidas nocturnas, gimnasios, clases de salsa…”

A pesar de la buena compañía, nos cuentan que extrañan mucho las reuniones con sus amigos, los viajes a la playa, los días con sus familiares, disfrutando comidas típicas y populares como la arepa en el desayuno: "Tuvimos que viajar a Buenos Aires para encontrar alimentos de nuestra tierra, al ser mas grande la comunidad en esa región, hay hasta supermercados o restaurantes que solo venden comida venezolana, pero tampoco podemos darnos los gustos de viajar continuamente a Buenos aires, cada salida nuestra, es menos dinero que podemos enviarles a nuestras familias"

WhatsApp Image 2019-05-06 at 16.05.26
Crisbel nos comenta que antes de venir, y debido a la situación económica de su país, optó por capacitarse en finanzas, para mejorar las suyas y las de la pareja una vez que se establezcan en algún lugar fuera del país. “Nos preparamos para poder optimizar al máximo nuestros recursos. Una vez al mes separamos nuestros ingresos en 4 partes: gastos fijos (alquiler, comida, elementos de limpieza, impuestos), ahorros, gustos (salidas a comer, viajes, cine, gimnasio, teatro, etc) y lo esencial: ENVIAR DINERO A NUESTRAS FAMILIAS.” Según nos cuentan, la mayoría de las familias que quedaron en Venezuela, sobreviven gracias a los giros que realizan integrantes de ellas que pudieron afianzarse laboralmente en otros países: “las familias que no tengan familiares trabajando fuera del país, sufren mucho para vivir el día a día, sus ingresos no les alcanzan, salen a pedir por las calles, a comer de la basura y algunos mueren directamente de hambre o enfermos, es así de cruel.” Se lamenta Melani.

Una vez establecidos ambos en nuestra localidad, y con la capacidad de ahorro prevista, pudieron juntar dinero para que Melani (hermana de Leonardo) también pudiera venirse. “Yo llegué en Agosto de 2018. Allá tenía 2 trabajos, uno público (Hospital) y otro privado (Clínica) y no me alcanzaba para vivir, ni siquiera con mi título de Licenciada en Enfermería con especialidad en Bancos de Sangre. Las condiciones en las que trabajábamos eran deplorables, ya no teníamos insumos para hacerlo correctamente. Llegaban por ejemplo heridos de bala o accidentados (manifestaciones) que se desangraban y no podíamos ayudarlos ya que el hospital no tenía reactivos para alimentar el banco de sangre” Melani, al igual que los otros 2 jóvenes profesionales, hace meses que esperan la validación de sus títulos en Argentina a través de un engorroso trámite online del Ministerio de Educación de Argentina, aunque conocen muchos casos de venezolanos que hasta son doctores hoy en zonas inhóspitas de nuestro país y nunca legalizaron completamente sus títulos, ya que son bien vistos y cubren vacantes que otros médicos argentinos no aceptan cubrir, lo mismo pasa para aquellos puestos donde no se requiere más que un título secundario y hoy, como uno puede ver en Buenos Aires, cada 2 o 3 negocios, es normal ver a uno de los más de 800 mil migrantes venezolanos que llegaron al país en los últimos años. “Argentina es uno de los países que mejor recibe al pueblo Venezolano. Tenemos familiares y amigos que han intentado lo mismo en Colombia, Brasil y no han tenido la misma suerte, imagínate que en Colombia de golpe ingresaron más de 2 millones de venezolanos, colapsaron las aduanas y los pueblos fronterizos, nos vieron como una amenaza.”

movilidad-migrantes-venezolanos-estatus-migratorio-acnur-oim
Hoy los 3 ya están instalados en la localidad, comparten horas de trabajo y ocio con otros pilarenses y argentinos, por eso les pedimos que cosas les marcaron en sus vivencias, que comparaciones hay entre ambos países, en el día a día y abre el juego Leo: “A mí me pasó algo la primer semana que estuve acá.”comenta entre risas Leo. “Fui al almacén de Eduardo Cernotti y no podía creer que en un mismo lugar pueda comprar carnes, quesos, bebidas, todas las góndolas llenas con precios que no podía creer. Le sacaba fotos a los productos y enviaba a mis familiares…” “Otro día  vi pasar a un perro de la calle con un pedazo de pan en la boca… un pedazo de pan!!! Allá había gente que mataría por un pedazo de pan, no se conseguía y acá pasaba un perro de la calle con uno entre sus dientes como algo normal. Me reía de la situación, pero llorando por dentro…gracias a Dios aquí se consigue comida y eso es lo más importante”

Cuando tocamos temas de inflación, toma el mando la ecónoma del trío, Crisbel: “uds están acostumbrados a una inflación de un 30 a 50% anual, a nosotros nos está afectando también en los costos fijos y en la capacidad de ahorro. Pero allá, llegó a ser de 2 millones % anual. La semana pasada un maple de huevos salía 7.000 bolívares y hoy sale 25.000, lo que equivale a un sueldo básico en nuestro país, imposible comer huevo” Agrega Melani: “mi sueldo en el hospital público era equivalente a 1 dólar mensual. Lo fijaron en dólar ya que a los bolívares les sacaban los ceros todos los días y no valían nada”

Otro tema que hablamos fue sobre los medios de comunicación en su país y es Leonardo quien da sus aportes: “Los canales de tv solo hablan de farándula o deportes, lo demás se limita a redes sociales y mensajería de Whatsapp, porque en televisión o medios digitales o radios, está prohibido hablar de política o de Guaidó. El que lo hace, va preso.” Interrumpe Crisbel: “un primo mío fue preso por retuitear una información sobre una protesta que otro usuario publicó en su red”

casas-marcadas-en-venezuela-2
“Cuando la gente de Maduro, detecta o sospecha que alguien es detractor de sus ideales, manda a pintar con marcas sus casas, para que cuando haya alguna “revuelta”, sean los primeros domicilios en ir a allanar sin permisos, para hacer desaparecer o encarcelar a sus habitantes sin aviso o consulta previa” “en las redes sociales circulan a menudo muchas noticias falsas, sobre la caída de Maduro o la muerte de Guaidó, para que el pueblo salga a las calles a celebrar o protestar, ahí es donde atacan al pueblo o si no lo hacen sentir deprimido y abatido para demostrar su poder”

Quedamos antes de la nota en no ondear mucho en cuestiones políticas, ya que la intención no es provocar en Argentina un sinfín de acusaciones o comentarios macristas o kirchneristas o antis de los recién mencionados que quieran opinar sobre un tema que no les pertenece ni sufren, pero siguiendo con la charla, pasamos a hablar sobre las migraciones masivas: “el 15% de la población se ha ido del país, hay gente que pudo salir en aviones o autobuses como nosotros, pero muchas personas no han tenido otra posibilidad de salir caminando, con lo puesto, con niños y bebés en brazos, muriendo en el intento, como muchos que quisieron cruzar a Colombia por Los Andes y fallecieron congelados”


Entre los que quedan en el país, intentado sobrevivir a diario, también están los revolucionarios que también mueren o sufren lesiones físicas y psicológicas por sus causas: “La Tumba si existe, está en uno de los subsuelos del SEBÍN (organismo de inteligencia bolivariano) y son calabozos pintados de blanco, con luces fuertes que mantienen despiertos por días a quienes las conviven, mientras los torturan…muy pocos han salido de ahí, si lo han hecho es gracias a organismos internacionales que hicieron fuerzas para sacarlos… pero no es la única cárcel, hay muchas otras en todo el país.”

Hablando de torturas, consultamos sobre los famosos “colectivos” y nos cuentan: “ellos se mueven en motocicletas, se encargan de reprimir al pueblo, son capaces de entrar a una empresa que está en desacuerdo con el gobierno y expropiarla por completo, hasta inclusive proclamarse dueños de la misma y dar a entender que los beneficios serán para el pueblo, arrojando al verdadero dueño a la calle, solo por pensar distinto”


El clima se corta cuando recuerdan a los pocos conocidos o familiares que si están de acuerdo con las formas de Maduro: “años atrás estábamos más divididos en las opiniones políticas y sociales, hoy en día el 1% tal vez aún apoye lo que pasa, y seguramente lo hacen a cambio de beneficios como recibir cajas de comida…” Los hermanos comentan que tienen un primo en el ejército, con el cual han cortado diálogo desde hace años: “la última vez que lo vi fue en el bautismo de su hija, nunca más supimos nada de él, sabemos que trabaja para ellos, pero le han cortado todo tipo de comunicación con nosotros.”

Para finalizar la nota, y levantar un poco el ánimo, mientras me sirven un vaso de agua potable (servicio con el que no cuentan en su país y que a veces se corta hasta por 3 o 4 meses), les pedimos que dirijan palabras de aliento a sus familiares, para que sepan que ellos aquí están bien y que seguirán haciendo el esfuerzo para ayudarlos mensualmente, abre la despedida de la nota Crisbel hasta donde puede hablar sin quebrarse: “un saludo a mi familia, estamos bien acá en Argentina… esperamos volver, aunque no sabemos cuándo….” Leonardo toma la posta evitando la pausa: “nosotros estamos bien, esto para nosotros es un paraíso, podemos comer…hay mucha comida gracias a dios y confiamos mucho en los sistemas de salud que hay aquí por si nos llegara a pasar algo…espero que en Venezuela tengamos elecciones libres y democráticas, para poder cambiar la historia para todos”

Al finalizar la nota nos despedimos de los chicos y les agradecimos por la oportunidad de conocerlos y darlos a conocer mediante nuestro portal. Nuestra intención, además de informar es aportar un granito de arena en su causa, para que Pilar y el resto de  nuestro país los conozca y se abra aún más en oportunidades. Solidaridad que deberíamos tener no solo para con ellos sino para la gente de nuestro pueblo que también necesita una mano en el momento por el que estamos pasando.

Otro deseo es que sus propios familiares en Venezuela, si los accesos a Internet se lo permiten, puedan conocer más a fondo cómo viven y que sepan que ni bien todo se mejore, estarán con ellos en ese abrazo eterno que se deben hace meses. Brindamos por ese momento... con champagne o con Ron! cómo gusten!

59555771_443357059754212_8885370076438462464_n

Te puede interesar