HISTORIAS DE MI PUEBLO: LAS BOLITAS SIGUEN VIGENTES

Carambola, chanta, opi, orti, Hoyito, cuarta, rasqueta, manguerudo y hasta castillito del rey. De vidrio, de porcelana, de barro, madera o de acero. Una imagen de mi pueblo y muchas historias que recordar de un simple y añorado juego.

LOCALES 13 de septiembre de 2019
WhatsApp Image 2019-09-13 at 12.50.27 (1)

Muchos afirman que la tecnología de hoy en día, ha eliminado en gran parte a un montón de juegos y actividades fenomenales que solíamos practicar de niños. En gran parte es así, pero hoy quien escribe notó que con las clásicas bolitas esto no sucedió, ellas aún siguen vigentes. 

"Me tocó ir personalmente a hacer mandados, a la nueva verdulería de la vuelta de casa.  Changuito y beba de por medio, elegimos hacerlo por la vereda para evitar el sol del mediodía casi primaveral. En la casa anterior a la verdulería, esquivamos a 2 hermanos que jugaban y discutían sanamente por una mano de bolitas. Mientras esperaba mi turno y veía las ofertas del día, los miraba de reojo y trataba de escucharlos. 
Parece que el más grande se quejaba de que el más chico (por lo general los hermanos menores son mas pillos que los mayores hoy en día) le hacía trampa. Pero lo curioso es que una frase me llevó más aún en el tiempo que la propia imagen que veía:

_ que manera de meter "beli" vos!!!
_ maqueee, vos sos el tramposo que le metés "beli" siempre.

¿Meter Beli? pensé ¿A qué se refieren con BELI? Y mi imaginación, mientras suponía por donde podía venir ese término familiar me llevó a tratar de recordar las reglas del juego, que de por cierto, son casi universales en el mundo, pero según de donde venga la mano, los términos pueden ser tan ilimitados como la misma cancha donde uno puede hacer de terreno de guerra a la hora de arrojar las bolas al piso y no parar de jugar por horas y horas. Ya seguiremos con eso de BELI, pero antes, repasemos un poco. 

REGLAS DE LAS BOLITAS, según pude recordar e investigar entre amigos de la zona. (GRUPO DE WHATSAPP de amigos del fútbol mediante) 

_ Muchachos, cuentenme cómo se jugaba a las bolitas en sus épocas y en sus pueblos?

Arranca Toto y desde Sarmiento con sus 40 y pico encima nos cuenta:
"La cancha consistía en cualquier superficie que permita el deslizamiento de la bolita. No tenía límites!!! jugábamos en el patio, en la vereda, en el club, en las carneadas, en todos lados. Vivíamos jugando a las bolitas, las coleccionábamos, había de porcelana, de madera, de acero y las clásicas de vidrio con fetas. Yo prefería pisos duros y de tierra fina para jugar, pero si había que armar el juego en las baldosas, lo hacíamos!"

img_juego_canicas_3images (1).jpgasas

Mientras cada uno tiraba sus recuerdos al teclado, también pedimos info a Don "Google" y también aportó sus líneas paso a paso:

* Se realiza un orificio en el terreno, aproximadamente del diámetro de la bolita más grande, el bolón o bulón (Siempre que lo nombraban me acordaba de uno que tenía videogames frente a la plaza y lo apodaban así). 
Este orificio se denomina “opi”, ·orti", "oyito" "oyi" según la región o cultura, pero todos se refieren a los mismo. 
* A más o menos a 5 pasos de ese agujero, se traza una línea de unos tres pasos de largo. Es la línea de tiro. Pueden participar dos o más jugadores.
* Cada jugador utiliza exactamente una bolita.
* Los jugadores deciden un orden

¡A jugar! ahora ya recuerdo un poco más...los jugadores se paraban en la línea de tiro. Uno a uno lanzaban sus bolitas, tratando de colocarlas en el lugar más cercano al citado agujero o de quiñar alguna bolita. Esto es de capital importancia, pues después del tiro de salida, el primero en jugar será quien se encuentre más próximo al hoyo o al opin, orti o como quieran llamarlo. Si un jugador embocaba su bolita en el primer tiro, automáticamente ganaba la ronda y se hacía acreedor de las bolitas de sus contrincantes. Algunos perdían las pocas o más valiosas que tenían a mano y tardaban días en recuperarlas o juntar monedas familiares para ir por otras en algún que otro almacén del barrio. 

image_content_10513677_20190124210905

Otra regla clara era que si ninguno emboca desde el tiro, el jugador que tenía la bolita más cerca del opi era el que tenía el "poder" de liquidar a los demás, sin antes acercarse con su cuarta de palma tan abierta como la de un pianista profesional.

"Nosotros jugábamos en el campito de mi barrio en Esperanza, atrás de la canchita... jugábamos de mentirita o de vérda (así con acento en la e y sin d final) Ahí había siempre un hoyito y armábamos grandes tardes de bolitas. Venían 3 clases de bolitas: las comunes, las japonesas y las de porcelana; en ese valor se vendían....en su momento podíamos cantar: baja! o alta! si es que de antemano alguno tiraba al grito que se valía cantar" comenta en el grupo Leandro que desde Suardi y con sus recientes 46 vuelve imaginariamente a su querida ciudad con una simple anécdota. 

"Pepsi de arriba!!! le decíamos nosotros acá en Santo Domingo, a la hora de pedir que el rival tire de parado" aportó al debate Gibrán, de unos 20 años menos que Leandro pero marcado en el recuerdo por el mismo juego en cuestión. 

Siguiendo con las reglas de mi memoria, si uno observaba que el jugador anterior había conseguido “arrimar” demasiado bien, mejor era no tratar de superar esa marca y buscar los lugares más seguros de la cancha. El objeto del juego, aclaremos, era y es embocar en el hoyo u opi y hacer impacto en las bolitas de los contrarios (“quema”). Los jugadores “quemados” van egresando del juego y pagando a quien los quemó hasta que quedaba uno solo en cancha, quien inflaba pecho y lanzaba primero en la próxima ronda. 

"Algunos perseguían a su presa y se iban acercando cada vez más, aun a riesgo de quedar ofreciendo un blanco fácil. Otros en cambio buscábamos siempre los lugares lejanos, eramos más conservadores, mirábamos el juego de lejos, pero nos asegurábamos un mano a mano con el rival, que por lo general era de partir bolitas al medio" agrega a los comentarios Nestor, panadero de Matilde, que dice ver en sus recorridos por la costa de ruta 11 como el juego no se perdió entre algunos pibes de hoy. 

Mientras que desde Humboldt, Cristian de trinta y largos que también incluye este grupo de whatsapp multi tema, alude: "Yo tengo que ser sincero, era malo para las bolitas, pero lo que me acuerdo es que acá era OPI y no Hoyi u orti como dicen uds... ahh y cuando se tocaban entre si todas las bolitas era la famosa CARAMBOLA! se juntaban en una misma mano, se mezclaban y se tiraban al juego de nuevo, al azar sobre la pista, la que quedaba mas ceca del OPI comenzaba primero.

Lo apoya Lucas, de San Carlos "Acá en San Carlos no se decía oyito, se decía opi también.. y después estaba el manguerudo, que era el que hacía manguera para ventajear y tirar de más cerca" 

Y justamente a eso queríamos llegar con la primer anécdota de los hermanos en la vereda discutiendo porque uno "metía beli" y el otro lo negaba. Y ahi me di cuenta mientras volvía de la verdulería, que "METER BELI" acá en Pilar se refiere a lo mismo que  "METER MANGUERA" en San Carlos.

¿Y porqué Beli? Supongo porque cuando yo era niño, el que hacía manguera en San Carlos, hacía "rasca" o "Rasqueta" en pilar... y de tanto quejarnos de que el otro "Rasqueteaba" se había hecho popular en los patios y recreos de la Fiscal el grito: "Epaaa metele RASQUETA BELIZ si tenés ganas!" (en alusión a las famosas raquetas de tenis fabricadas en nuestra localidad por aquellas épocas. 

WhatsApp Image 2019-09-13 at 12.50.28

Lo loco y curioso, que estos niños jugaban a solo unos metros de lo que fue esa tremenda fábrica familiar de raquetas que llegaron a usar Vilas entre otros grandes tenistas del mundo. Y ahí estaban ellos, sin mucho importarles porqué lo decían, o que significaba, solo querían seguir jugando y ganar bolitas.

De esta forma armamos la nota, previa autorización de la madre de los terribles y dulces niños (quien nos argumentó que en todos los recreos sus hijos juegan a las bolitas con sus amiguitos)

La idea antes de la nota era contarles a ambos el porqué de sus términos de disputa. Lástima que al salir de la verdulería ya se había ido adentro de la casa ambos enojados porque uno metía más BELI que el otro. 

Te puede interesar

3 AMIGOS Y 30 AÑOS DE HISTORIAS

En el 30º aniversario de BCC SONIDO dialogamos con uno de sus socios fundadores y compartimos con uds anécdotas que formaron parte de su historia en la región.

WhatsApp Image 2019-09-16 at 13.02.41 (3)

DOCENTES PILARENSES PREMIADOS A NIVEL PROVINCIAL

En la previa al día del maestro, autoridades provinciales condecoraron a más de 200 docentes en el marco de "Camino hacia la educación santafesina". María Elena Toani y José Luis Lodigiani fueron distinguidos por su labor y compromiso.

aoqoq